Now Playing Tracks

Una estrella en la cuarta dimensión pudo haber originado nuestro universo.

Hay una teoría que cíclicamente vuelve a ser formulada en la cresta de la física moderna, con diferentes matices: que nuestro universo es una ilusión y/o que sólo puede ser explicado conjurando una dimensión superior –y por lo tanto, nuestra realidad es incompleta o existe un orden superior invisible. Quizás esto puede explicarse porque las matemáticas son esencialmente platónicas –y los físicos que describen el universo bajo la perfección congelada de las matemáticas son inextricablemente parte de la escuela de pensamiento de Platón, que nos legó la noción del mundo de las ideas y del tiempo como una proyección de la eternidad.

La portada del mes pasado de la revista Scientific America lleva el título de “El agujero negro al principio del tiempo”, en referencia a un artículo escrito por el físico canadiense Niayesh Afshordi y dos colegas del Instituto Perimeter de Física Teórica. La mezcla de física con filosofía griega es irresistible:

En su alegoría de la cueva, Platón describió a unos prisioneros que habían pasado toda su vida encadenados a un muro en una oscura caverna. Detrás de ellos yace una flama, y entre la flama y los prisioneros desfilan objetos que proyectan sombras en el muro dentro de su campo de visión. Estas sombras bidimensionales son las únicas cosas que los prisioneros han visto –su única realidad. Sus cadenas les han impedido percibir el mundo verdadero, un reino con una dimensión adicional al mundo que conocen, una dimensión rica en complejidad –insondable para los prisioneros –capaz de explicar todo lo que ven.

La teoría de los físicos del Instituto Perimeter sugiere que ya que no podemos explicar cabalmente todo lo que vemos, especialmente el Big Bang, es razonable evocar una dimensión superior para poder hacerlo (de la cual nuestro mundo es un eco), especialmente cuando las matemáticas la sustentan. La alegoría de la cueva parece estar más viva que nunca.

El modelo estándar de la física dice que  el universo estalló de un único punto hiperdenso, de una singularidad –pero nadie sabe qué fue lo que detonó esa explosión. La nueva teoría sostiene que el universo se formó como un residuo expulsado cuando colapsó una estrella cuatridimensional en un agujero negro –lo cual podría explicar por qué nuestro universo aparenta ser uniforme en todas direcciones.

En nuestro universo, un agujero negro está delimitado por una superficie esférica conocida como un “horizonte de sucesos”. Mientras que en el espacio tridimensional ordinario se necesita un objeto bidimensional (una superficie) para crear una frontera dentro de un agujero negro, en el universo hiperespacial el horizonte de sucesos de un agujero negro en 4D sería un objeto 3D. Modelando la muerte de una estrella 4D, Afshordi descubrió que la materia expulsada formaría una “brana” tridimensional rodeando el horizonte de sucesos, y lentamente se expandiría.

La idea fundamental de esta teoría es que nosotros podríamos estar viviendo dentro de esa “brana” (un término que viene de  la palabra “membrana”, usado en la teoría de cuerdas) y confundiendo el crecimiento de esa brana con la expansión del cosmos. “Los astrónomos midieron esa expansión y extrapolaron que el universo debió de haber comenzado con el Big Bang –pero eso sólo es un espejismo”, dice Afshordi. Ese espejismo cósmico sería como un holograma, generado por el colapso de una estrella en otro universo.

Afshordi señala que su teoría es matemáticamente plausible y es capaz de realizar predicciones, por lo cual podría comprobarse. Desde dentro del holograma, en este universo 3D, resulta fascinante, pero también una especie de laberinto teórico inescapable. Al mismo tiempo, nos deja en un estado de asombrosa pequeñez. ¿Acaso cada estrella que colapsa en un agujero negro introyecta un nuevo universo? ¿Acaso esto puede ocurrir también en dimensiones más altas dentro de la capas de cebolla cósmica, y así sucesivamente? De cualquier forma, lo más probable es que no sólo no seamos los único seres vivos inteligentes en este universo, sino que es muy posible que existan infinitos otros universos, muchos de los cuales ocurrirían en dimensiones más altas, con todo lo que eso puede significar. Esto, para poner en escala nuestros problemas cotidianos –que, por sí lo dudabas, no son más que parpadeantes ilusiones en un vasto cosmos insondable.

Tatuaje que convierte el sudor en energía eléctrica.

El desarrollo de tecnología que utiliza nuevas formas de energía para alimentar a dispositivos electrónicos sigue en desarrollo, ya que ahora un grupo de científicos de la Universidad de California, con sede en San Diego, presentó un pequeño aditamento que funciona como una biobatería. Lo interesante es que se trata de un “tatuaje” que se carga con el ácido láctico del sudor, así que basta con hacer ejercicio para que funcione.

De acuerdo con sus desarrolladores, el tatuaje puede alimentar dispositivos sencillos, pero buscan que una versión mejorada pueda dotar de energía incluso a smartphones o tablets.

“De momento la energía no es muy alta. Pero estamos trabajando para mejorarla y que pueda cargar pequeños dispositivos electrónicos”, explicó Wenzhao Jia, parte del equipo que creó este artilugio.

En la presentación de la ACS, los científicos de la Universidad de California señalaron que la creación del tatuaje fue por casualidad, debido a que ellos estaban diseñando un monitor portátil que pudiera funcionar con ácido láctico cuando, sin querer, dieron con la idea y la tecnología para crear su biobatería.

“Originalmente, nuestro monitor, similar al tatuaje, nos permitía medir el ritmo cardíaco de sus usuarios, además de conocer datos químicos que no daban una visión más completa de su nivel de ejercicio. Pero decidimos dar un paso más allá”, declaró Jia a la BBC.

El equipo decidió ver qué tan probable era convertir el sensor en una biobatería que se alimentara de sudor. Para conseguir lo anterior, los científicos incorporaron una enzima que le quita electrones al ácido láctico y genera una corriente eléctrica débil.

El prototipo actual permite que los portadores del tatuaje que realizan durante media hora ejercicios sobre una bicicleta fija generen hasta 70 microvatios de energía. Como dato curioso, los investigadores señalaron que las personas que estaban en peor forma produjeron más energía, debido a que al fatigarse antes, también generan más ácido láctico.

Tormenta solar a la vista.

El investigador Ashley Dale, que trabaja en la identificación de los riesgos de una tormenta solar como parte del grupo internacional SolarMAX, afirma que es “solo cuestión de tiempo para que una tormenta solar excepcionalmente violenta” acabe golpeando la Tierra y “devaste” sus sistemas de comunicación y suministro de electricidad.

"Sin electricidad, la gente tendría dificultades para repostar sus coches o sacar dinero del banco. Además, los sistemas de aguas y alcantarillado se verían afectados también, lo que crearía epidemias en las áreas urbanas, con el regreso de enfermedades que pensábamos que habíamos dejado atrás hace siglos", ha asegurado Ashley Dale en declaraciones a la revista 'Physics World'.
 
Los sistemas de aguas y alcantarillado se verían afectados también, lo que crearía epidemias en las áreas urbanas


Esta información ha sido difundida además por la Sociedad Astronómica Estadounidense (AAS, según sus siglas en inglés), explicando que estos fenómenos son causados por “violentas erupciones” en la superficie del Sol que vienen acompañadas de las llamadas eyecciones de masa corporal (CME, por sus siglas en inglés), durante las cuales la estrella arroja al espacio grandes burbujas de plasma y campos magnéticos.
 
En este sentido, el organismo añade que cuando una CME de “suficiente intensidad” penetra en el campo magnético de la Tierra y lo rompe, se da una supertormenta solar que lanza enormes corrientes eléctricas que pueden causar cortes de luz generalizados y daños en componentes eléctricos fundamentales.
 

El ciclo debe cerrarse


Dale hizo énfasis en que este tipo de suceso es “inevitable” y recordó que, según cálculos de predicción de la NASA, cada 150 años en promedio la Tierra se vuelve vulnerable a una supertormenta solar de gran magnitud como la ocurrida en 1859 y que fue bautizada como el Suceso Carrington. Por ello, añadió, la última “tendría que haber ocurrido hace cinco años”.

Según la AAS, el Suceso Carrington de 1859 constituye la mayor supertormenta solar que ha golpeado la Tierra desde que existen registros, con cerca de 1.022 kilojulios de energía liberados (el equivalente a la explosión simultánea de 10.000 millones de bombas de Hiroshima) y un billón de kilogramos de partículas cargadas de electricidad que volaron a una velocidad de hasta 3.000 kilómetros por segundo, sin grandes consecuencias para los terrícolas.

El organismo estadounidense indicó que durante la última reunión del grupo de trabajo de SolarMAX el año 2013 en Estrasburgo (Francia), un equipo de investigadores concluyó que la predicción meteorológicoespacial avanzada constituye la “mejor solución” y propuso enviar 16 pequeños satélites cúbicos a la órbita solar para proporcionar información con antelación sobre posibles tormentas solares.

Dale, por su parte, sugirió que el diseño de satélites y naves espaciales se hiciera pensando en hacer menos “sensibles” los instrumentos de a bordo y que estén “mejor protegidos” ante aumentos drásticos de la radiación como consecuencia de las tormentas solares.

 

Un estudio revela que somos genéticamente similares a nuestros amigos.

Un nuevo estudio publicado en Proceedings of the National Academy of Science sugiere que los amigos que escogemos a lo largo de nuestra vida son personas cuyos genes se parecen a los nuestros, y por lo tanto nos ayudan a evolucionar. Aunque suene extraño (y a la vez quizá no del todo descabellado), el profesor James Fowler, coautor del estudio, encontró que los amigos son, de hecho, amigos a niveles mucho más profundos de lo que imaginamos, y tienen sus propios intereses genéticos que llenar.

El estudio examinó a 1,932 sujetos. El primer grupo consistió de pares de amigos no relacionados, mientras el segundo estaba compuesto de extraños no relacionados. Los científicos examinaron 1.5 marcas de variaciones de genes para poder medir con precisión el grado genético en que cada persona era similar a su par amigo o extraño.

“Hemos encontrado que compartimos alrededor de 1% de nuestros genes con nuestros amigos”, anotó Fowler. “En promedio, nuestros estudios indican que somos genéticamente similares a nuestros amigos tanto como lo somos a nuestros primos cuartos o personas que comparten tátara-tátara-tátara-abuelos”.

Entre los genes más compartidos entre amigos está el del sentido del olfato. “Los amigos tienden a oler cosas de la misma manera”, apuntó Fowler. En la prehistoria, por ejemplo, las personas que gustaban del olor a sangre cazaban juntas, mientras que los recolectores podrían preferir el olor de las flores silvestres. Hoy en día, apunta Fowler, eso se traduce a que las personas que gustan del olor a café se congregan en cafeterías.

Al parecer nuestro ADN es una fuerza motora para muchas de las cosas que preferimos hacer en nuestra vida diaria, y como tal, nos inclinamos más a interactuar y procurar amistades con personas genéticamente similares.

Otro aspecto importante es que los genes entre amigos parecen tener una amistad propia, y, por supuesto, intereses personales. Los investigadores encontraron que las personas con las que escogemos asociarnos tienden a ser inmunológicamente distintos a nosotros, y ello les proporciona extra-protección inmunológica.

Científicos “congelan” luz durante un minuto.

La luz es posiblemente uno de los fenómenos más enigmáticos del mundo físico, el cual comenzó a entender solo a mediados del siglo XX a partir de los desarrollos teóricos de la física cuántica. Entre las propiedades más sorprendentes de las partículas elementales que la componen, los fotones, se encuentra por ejemplo que son al mismo tiempo partículas y ondas: ocupan espacio y pero también se extienden en el espacio, y en ellos la noción de masa presenta una interrogante interesante, pues al poseer energía y si desde la teoría de la relatividad esta es equivalente a la masa, entonces es posible decir que aunque su masa es cero, aun así posee algo que se denomina “masa de la partícula”.

En una investigación que se considera ya como una de los más importantes de la física contemporánea, un equipo de científicos en Alemania dirigido por Georg Heinze, consiguió “congelar” luz durante un minuto, con lo cual, entre otras cosas, fue posible examinar con detalle sus propiedades de coherencia cuántica.

¿Pero cómo detener algo que, de entrada, se mueve a una velocidad de 300 mil kilómetros por segundo? Algo que, en tan solo 1 minuto, es capaz de recorrer 18 millones de kilómetros (puesto en perspectiva: 1 minuto para dar 20 vueltas a la Luna).

El experimento consistió en reducir tanto como fuera posible la velocidad de la luz, por medio de un efecto de interferencia cuántica conocido como “Transparencia Electromagnética Inducida”, el cual consiste en volver opaco un medio de suyo transparente sobre un rango estrecho del espectro lumínico. Los investigadores dispararon un rayo láser sobre un cristal (la fuente de luz) que por esto llevó sus átomos a una superposición cuántica de dos estados; un segundo rayo láser apagó el primero y con ello la transparencia y la superposición; el resultado: el láser disparado en la segunda ocasión quedó atrapado en el cristal, es decir, la luz quedó estática ahí durante un minuto (en términos técnicos, la coherencia de la luz quedó convertida en coherencia atómica ——usualmente la luz no es atómicamente coherente porque se compone de átomos independientes).

Esta “trampa” también fue utilizada para almacenar y después recuperar la imagen de tres líneas, una primera prueba para hacer de este experimento la base de la memoria de posibles computadoras cuánticas o de procedimientos cuánticos para transmitir información entre puntos sumamente alejados entre sí.

El Árbol de 40 Frutas.

En 2008 un huerto del New York State Agricultural Experiment Station cerró por falta de fondos. Ahí se crecía una importante cantidad de plantas diversas y árboles frutales; algunas de 100 o hasta 200 años de edad. La pérdida de este huerto significaba la extinción de algunas de estas especies vegetales poco comunes y antiguas; así que Van Aken compró el huerto y pasó los siguientes años investigando la ciencia de los injertos.

Van Aken desarrolló una línea del tiempo del florecimiento de más de 250 variedades de frutas con hueso y comenzó a injertar tallos de algunos de estos árboles a la estructura de un árbol base. Esta técnica involucra quitarle una astilla a un árbol frutal que incluya un brote, para después insertarlo en una incisión en el árbol base. Esta astilla se deja pegada al árbol y se deja sanar durante el invierno. Si todo sale como es esperado, la rama se poda al igual que en cualquier árbol para estimular su crecimiento.

Después de 5 años y varios injertos, el primer árbol de 40 frutas fue completado. Este árbol se ve como cualquier otro la mayor parte del año, pero en primavera revela flores blancas, rosas, rojas y moradas que se convierten en una colección única de ciruelas, duraznos, chabacanos, nectarinas, cerezas y hasta almendras en los meses de verano.

Este árbol no sólo es un espécimen hermosísimo, sino que también ayuda a preservar la diversidad de las frutas en el mundo. De manera tradicional, la agricultura ha seleccionado sólo algunas variedades de frutas para producirlas en masa, basándose en factores como el tiempo tardan en crecer, su vida de anaquel, qué tan grande crecen, cómo se ven y cómo saben. Esto significa que existen miles de variedades de frutas con hueso en el mundo, pero solamente pocas son consideradas viables comercialmente.

Van Aken ha crecido 16 árboles de 40 frutas hasta ahora, y han sido plantados en museos, centros comunitarios y colecciones de arte privadas alrededor de Estados Unidos. Planea construir un pequeño huerto en la ciudad  de Nueva York, exclusivo para estos árboles. La idea de Van Aken es que cada persona tenga uno de estos árboles en su casa para siempre contar con una gran variedad de fruta fresca, sin costo.

El ganador del premio Nobel (Luc Montagnier)  parece que ha descubierto que el DNA se puede Teletransportar.

Como si fuera la sustancia de la cual los sueños de ciencia ficción están hechos, el ADN parece emitir una onda electromagnética a través de la cual se puede teletransportar. El científico Luc Montagnier, co-ganador del Premio Nobel por encontrar la relación entre el VIH y el Sida, ha realizado un experimento (publicado en este documento, “DNA waves and water“) que podría sacudir las bases de la ciencia establecida y avanzar hacia la comprensión de que el ADN, como los electrones y todas las partículas que componen el universo, exhibe propiedades de conexión a distancia. Un acercamiento, quizá, a que lo que permite que el universo sea telepático, telequinético o cualquier otra propiedad supuestamente paranormal es que todas las cosas son una sola o al menos parte del mismo origen, por lo cual se mantienen interconectadas, como muestra el entrelazamiento cuántico que exhiben las partículas subatómicas de las cuales estamos formados.
 
En el experimento realizado Montagnier y sus colegas, grosso modo, se tomaron dos tubos, uno conteniendo una secuencia de ADN de 100 bases y otro que contenía solamente agua pura, y los aislaron en una cámara que neutralizaba el efecto natural del campo electromagnético de la Tierra para que no influyera en los resultados. Los tubos de ensayo fueron almacenados en una bobina de cobre emanando un campo electromagnético débil.
 
Horas después, los contenidos de ambos tubos de ensayo fueron expuestos a reacciones en cadena de polimerasa —una enzima capaz de transcribir o replicar ácidos nucleicos— para identificar remanentes de ADN  a través de este proceso que somete el contenido a enzimas que, de encontrar, harían copias de los fragmentos de ADN.  Según Montagnier, el ADN fue recuperado en ambos tubos aunque uno de ellos solo debía de contener agua.
 
El Premio Nobel dice que encontró “una nueva propiedad de ADN M. pirum: la emisión de ondas de baja frecuencia en algunas diluciones de agua  que  se extendió rápidamente a otro ADN bacterial y viral”.
 
Montagnier y su equipo sugieren que el ADN emite señales electromagnéticas que imprimen la estructura del ADN en otras moléculas. En cierta forma esto significa que el ADN se puede autoproyectar de una célula a otra, donde se realizan copias, en una especie de teletransportación cuántica de material genético, una noción que será tomada con mucha resistencia por la ciencia mainstream.
 
El experimento de Montagnier tiene que ser replicado y revisado por sus colegas, pero mientras tanto ya ha levantado el polvo espectral de la acción a distancia que tanto irrita a los científicos.  De manera similar el profesor de Cornell, Darryl Bem, ha creado una enorme controversia por su trabajo mostrando que el cerebro humano es precognitivo, un trabajo que ha soportado la revisión de sus colegas, pero que de todas formas ha sido recibido con reticencia.
Anteriormente otros experimentos ya han realizado con éxito la teletransportación de informacióna 16 km de distancia, a través de entrelazamiento cuántico, esto es, a través de la interconexión que exhiben las partículas que han estado en contacto y no a través de la aplicación de una fuerza física (conocida al menos).
 
Igualmente significativo fue el estudio publicado en el  ACS’ Journal of Physical Chemistry B, donde se encontró que «Inexplicablemente las fuerzas responsables del reconocimiento de secuencias pueden atravesar más de un nanómetro de agua separando la superficie de su vecino más cercano de ADN». 
 
Es decir, una forma de telepatía genética, en la que codones de ADN parecen reconocer similitudes sin intercambiar proteínas o tener contacto físico alguno.
 
Es posible que el ADN, el código de la vida en la Tierra y probablemente en el universo, “la serpiente cósmica“, sea un organismo capaz de transmitir y recibir información a distancia como una antena; biotecnología  más avanzada de lo que hemos podido desarrollar y descubrir. En cierto modo el ADN es el Programador de esta matriz de realidad. Una misteriosa firma divina inscrita en las hojas del Árbol  Holográfico del Conocimiento.

 

El anillo lector para discapacitados visuales.

Investigadores del MIT Media Labs han desarrollado un dispositivo wearable en forma de anillo que ayudado con una cámara puede leer textos impresos con una voz sintetizada.

El dispositivo producido en una impresora 3D se llama FingerReader, este se ajusta como un anillo en el dedo del usuario, equipado con una pequeña cámara que escanea texto. Una voz sintetizada lee las palabras en voz alta, trasladando rápidamente los libros, menús de restaurantes y otros materiales necesarios para la vida diaria, sobre todo fuera de casa o de la oficina.

“Leer es tan simple como apuntar con el dedo hacia el texto. El software especial sigue el movimiento del dedo, identifica las palabras y procesa la información. El dispositivo cuenta con motores de vibración que alerta a los lectores cuando se desvían de la línea”, dijo Roy Shilkrot, desarrollador el dispositivo.

Para Jerry Berrier, de 62 años, quien nació ciego, lo prometedor del FingerReader es su portabilidad y la funcionalidad que ofrece en tiempo real en la escuela, el consultorio de un médico y en restaurantes.

“Donde quiera que uno va, a la vista de la gente hay cosas que informan acerca de los productos con los que está a punto de interactuar. Quiero ser capaz de interactuar con esos mismos productos, independientemente de cómo tenga que hacerlo. Hay otros dispositivos en el mercado de reconocimiento óptico de caracteres para las personas con problemas de visión, pero ninguno que lo pueda hacer en tiempo real”, dijo Berrier.

El dispositivo les llevo a los desarrolladores tres años de codificación de software, donde refieren que experimentaron con diversos diseños y trabajos en la retroalimentación de un grupo de prueba de personas con discapacidad visual.

“Creemos que podremos comercializar a un mercado asequible la FingerReader, pero todavía no podríamos estimar un precio. Así mismo ahora nos encontramos trabajando ya en una versión que pueda ser compatible con tabletas y teléfonos móviles”, agrego Shilkrot.

Dinosaurio de cuatro alas.

Un nuevo dinosaurio microraptor, con plumas excepcionalmente largas en la cola y alas posteriores, ha sido descubierto en la provincia de Liaoning, en el noreste de China. El hallazgo ha proporcionado información importante acerca del vuelo de los dinosaurios y su transición a las aves emplumadas.

La criatura de 125 millones de años de antigüedad fue descubierta por un equipo internacional de paleontólogos liderado por el Dr. Luis Chiappe, del Museo de Historia Natural del Condado de Los Ángeles (NHM). Llamada Changyuraptor yangi, lucía un cuerpo cubierto de plumas y una cola de hasta 30 centímetros de longitud, la más larga hasta ahora registrada en un dinosaurio no aviar.

Diferentes análisis del fósil sugieren que su larga cola era fundamental para disminuir la velocidad durante el descenso y asegurar aterrizajes seguros. Pesaba cuatro kilogramos y medía más de un metro desde el hocico hasta la punta de la cola, siendo el dinosaurio de cuatro alas más grande jamás hallado, superando en tamaño a un albatros o águila de hoy en día.

Los dinosaurios microraptor, parientes de los aviarios primitivos, se denominan de cuatro alas debido a las plumas prominentes que poseían en las patas traseras, dándoles la apariencia de un segundo conjunto de alas. (Conoce el ave más grande en volar los cielos).

El descubrimiento de C. Yangi consolida la teoría de que el vuelo precede el origen de las aves, siéndoles heredado por sus precursores dinosaurios. Además, el fósil es evidencia de que no solamente las especies pequeñas podían volar. Si bien aún se necesita más información para entender por completo el vuelo de los dinosaurios, el fósil representa un gran avance.

Crean helado de viagra.

Luego que el extravagante heladero Charlie Harry impresionara al mundo con un helado que brillaba en la oscuridad, que incluso llegó a hacerse viral la imagen del mismo, el británico sorprende con una nueva creación… azul y medicinal.

La empresa “Lick Me I’m Delicious” (Lengüetéame soy delicioso) creó el helado “Excitación”, una invención del joven Harry para la fiesta de una celebridad que prefirió permanecer en el anonimato, el cual no sólo contiene un rico sabor a champaña sino también el ingrediente mágico de muchos hombres hoy en día: Viagra.

Harry aseguró en entrevista que todo el proceso fue confidencial y muy reservado, debido a la fama de su “cliente VIP”.

Tuvimos que firmar un acuerdo de privacidad así que no puedo revelar el nombre del cliente. Puedo decir que fue hecho para una fiesta y que quedaron muy contentos con el resultado”, dijo el creativo heladero.

El británico aseguró que esta fue una creación única y especial para la ocasión, aunque bajo pedido podría crear más de este particular helado.

Clonan cabra que dará leche rica en proteína que combate extraña enfermedad.

Científicos brasileños clonaron una cabra transgénica que producirá leche con una proteína usada para tratar una rara enfermedad humana, informó el diario O Estado de Sao Paulo.

El animal fue bautizado con el nombre de Gluca y es la primera cabra transgénica en América del Sur que podrá producir la enzima glucocerebrosidasa, necesaria para combatir la llamada enfermedad de Gaucher.

El tratamiento de la enfermedad es uno de los más costosos en Brasil, donde unas 600 personas lo padecen, refiere el rotativo. El gobierno gasta hasta 250 millones de reales (unos 113 millones de dólares) al año en la importación de medicamentos contra la enfermedad.

La investigadora Luciana Bertolini de la Univerdad de Fortaleza, donde clonaron a la cabra, dijo que como el proceso para purificar la proteína en el mismo que el de la cabra al ordeñarla, decidieron reemplazar las células por alimento para estos animales.

Los expertos afirmaron que Gluca no presenta problemas de salud, por lo que esperan ordeñarla en cuatro meses. “Necesitamos saber cuánto de la proteína está siendo producida y probar su actividad biológica”, agregó Bertolini.

Los científicos podrán usar las células de Gluca para hacer nuevos clones idénticos a ella y así producir leche a diario para atacar el mal de Gaucher, una rara dolencia que causa la acumulación de sustancias dañinas en el hígado, el bazo, los huesos y la médula ósea, impidiendo su normal funcionamiento.

Detectan una partícula que podría ser una nueva forma de materia.

Físicos que trabajan con el Gran Colisionador de Hadrones, en la Organización Europea para la Investigación Nuclear (Suiza) anunciaron que han detectado una partícula exótica que podría indicar la existencia de una nueva forma de materia.

Los científicos creen que su hallazgo, al cual bautizaron como Z(4430), podría ser un tetraquark: una partícula cuya posibilidad de existencia ha sido calculada pero no confirmada.

Un tetraquark es una partícula que consiste en cuatro quarks (constituyentes fundamentales de la materia). Hasta ahora se sabía que los quarks pueden agruparse en parejas formando mesones, y en tercias, formando protones y neutrones.

La nueva partícula tiene una masa que supera la de los protones y tiene una carga negativa.

Los investigadores, que publicaron sus resultados en el repositorio electrónico arXiv, admiten que necesitan investigar más para confirmar esta suposición.

Si un posterior estudio confirma que se trata del tetraquark, daría más esperanza para encontrar partículas como pentaquarks o hexaquarks (consistentes en 5 y 6 quarks, respectivamente) o incluso permitiría esperar que los quarks podrían tener relaciones libres.

Lo último podría suponer la existencia de objetos como estrellas de quarks, al igual que existen estrellas de neutrones.

Descubren una bacteria que se alimenta de electricidad.

Un grupo de científicos de Harvard ha logrado identificar la que sin duda es la dieta más extraña que puede seguir un ser vivo. De hecho, se han topado con una bacteria que es capaz de alimentarse exclusivamente de electricidad.

Los investigadores, dirigidos por Peter Girguis, no daban crédito a su hallazgo. Y es que una bacteria de lo más común, Rhodopseudomonas palustris, era capaz de usar la conductividad natural del terreno que la rodea para extraer a distancia electrones de los minerales del subsuelo, y todo sin moverse de la superficie, donde absorbía la luz solar necesaria para producir energía. El trabajo se acaba de publicar en Nature Communications.

"Cuando pensamos en electricidad y organismos vivientes -asegura Girguis a la revista Science Daily- la mayoría de las personas tiende a pensar en el Frankenstein de Mary Schelley, pero desde hace mucho tiempo hemos comprendido que todos los organismos utilizan de algún modo electrones (que constituyen la electricidad) para todo tipo de actividades. Lo que subyace a este estudio es un proceso llamado Transferencia Extracelular de Electrones (EET), que implica mover electrones dentro y fuera de las células. Y lo que hemos hecho es mostrar que estas bacterias son capaces de absorber electricidad e incorporarla directamente a su metabolismo”.

En el medio natural, los microbios se sirven del hierro para obtener los electrones que necesitan para producir energía, pero los test de laboratorio sugieren que el hierro no es indidpensable en este proceso.

Aplicando un electrodo a las colonias bacterianas del laboratorio, los investigadores observaron que las bacterias son perfectamente capaces de obtener electrones de fuentes diferentes al hierro, lo que sugiere que también en la naturaleza pueden utilizar otros minerales y metales ricos en electrones, así como los compuestos de azufre.

Como un cargador

"Es como un cargador. Sabemos desde hace tiempo que los mundos aeróbico y anaerobio (que necesitan o no oxígeno) interactúan principalmente a través de la difusión de elementos químicos tanto dentro como fuera de sus dominios. Lo que hemos descubierto puede cambiar lo que pensamos sobre el modo en que ambos mundos se relacionan".

Los investigadores fueron incluso capaces de identificar un gen que resulta crítico para la habilidad de absorber electrones. Al apagar ese gen, Girguis y sus colegas comprobaron que esa habilidad de las bacterias se reducía por lo menos en un tercio.

"Estamos muy interesados en comprender exactamente cuál es el papel que este gen juega en el proceso de captura de electrones. Otros genes relacionados se han descubierto también en otros microbios, y no estamos del todo seguros de lo que estos genes hacen en esos organismos. Pero todo apunta a que también otros microorganismos pueden estar llevando a cabo el mismo proceso que nuestra bacteria”.

Electrones del hierro

Rhodopseudomonas palustris utiliza la luz solar para generar energía, pero el hierro que necesitan lo encuentra en sedimentos que están muy por debajo de la superficie y aparentemente fuera de su alcance. Para conseguirlo sin tener que abandonar la superficie, explica Girguis, estas bacterias han desarrollado una estrategia única.

De hecho, obtienen sus deseados electrones a través de la conductividad natural de los distintos minerales que las rodean. Además, a medida que estas bacterias extraen los electrones del hierro, van creando cristales de óxido de hierro, que se forman en el terreno de alrededor.

Con el paso del tiempo, esos cristales se vuelven conductores y actúan como circuitos que permiten a las bacterias seguir obteniendo electrones de minerales que de otra forma nunca habrían podido alcanzar.

"Estos pequeños organismos unicelulares que dependen de la luz solar -prosigue Girguis- han logrado encontrar una forma de alcanzar y obtener electrones de los minerales que hay a su alrededor y bajo la superficie sin necesidad de renunciar a la luz solar".

Gafas inteligentes para ver las venas a través de la piel.

La empresa Evena Medical en conjunto con Epson, han desarrollado Eyes-On Glasses System, unas gafas que a través de dos cámaras da la capacidad de ver por debajo de la piel y permite la fácil localización de venas y estructuras vasculares.

Las gafas captan luz multiespectral a través de dos cámaras estereoscópicas para ver las venas bajo la piel, poniendo de relieve la hemoglobina desoxigenada en las venas del paciente.

Las cámaras pueden transmitir las imágenes de forma inalámbrica usando BluetoothWi-Fi o conectividad celular. Las cámaras pueden almacenar fotos y documentación de vídeo de un procedimiento y conectarse a un hospital de registros médicos electrónicos (EMR) para la documentación automática. Las gafas también tienen dos altavoces integrados para vídeo conferencia y funcionar con una fuente de alimentación montado en el cinturón y la computadora.

“Los estudios han demostrado que hasta un 40% de los procedimientos requieren múltiples intentos para localizar y acceder a una vena, por lo que no sólo se pierde un valioso tiempo de enfermería, también retrasa la terapia y causa molestias para el paciente. Con los ojos de los anteojos de EVENA, las enfermeras pueden rápida y fácilmente localizar y acceder a las mejores venas de cada paciente. Incluso en entornos clínicos difíciles, como las unidades pediátricas o neonatales “, dice el CEO de Medicina Evena, Frank Ball.

Además adicional a este modelo, Evena cuenta con 3 prototipos más de lentes inteligentes: para atender situaciones de riesgo en el quirófano, un casco militar con monóculo y unas gafas especializadas para primeros auxilios. Todos con detección intravenosa.

Las gafas serán presentadas en la Medical conference que tomará lugar en Duseeldorf, Alemania. Y serán lanzadas al mercado en el primer trimestre del 2014.

To Tumblr, Love Pixel Union